“Dónuts” caseros SUPERLIGHT, sin harina, sin azúcar y sin grasas

  Dónut, rosquilla, dona, berlina, berlin… es un rosco dulce, en forma de anillo, que tradicionalmente se hace frito y se sirve glaseado de distintas formas.

Un dulce de éste tipo suele pesar una media de 50gr por unidad y suele aportar (también de media) 250 calorías y 25gr de grasa (la mitad saturadas) por lo que dietéticamente no es muy saludable comerlo con frecuencia.

En realidad, no hay que abusar de ningún alimento. Todos los extremos terminan perjudicando, tanto por exceso como por defecto. Siempre defiendo que hay que llevar una alimentación equilibrada y saludable, aunque a veces  hay situaciones en que debemos evitar determinados alimentos, ya sea por problemas de salud o porque simplemente queramos perder algo de peso.

La versión de éste dulce que os propongo es muy ligera. Está libre de grasas, harinas y azúcares, siendo rica en proteínas y fibra. Es válida para casi cualquier tipo de dieta. Para los intolerantes al gluten, pueden sustituir el salvado y el gluten por harina de maíz, pero aumentaría el aporte de hidratos de carbono. Para los intolerantes a la lactosa, basta con utilizar la leche y el yogur de soja que menciono en la receta. Como veis hay soluciones para todo. No hay necesidad de renunciar a ningún sabor. Todo es adaptable 😉

Vamos a ello

Fotograma grabado 2

Ingredientes:

-125gr de salvado de avena molido fino y tamizado (se puede comprar molido o hacerlo nosotros mismos con un molinillo o en la termomix)

-125gr de gluten de trigo (lo podéis encontrar fácilmente en cualquier herboristería)

-4 claras de huevo

-50gr de Stevia granulada (se puede sustituir por 4 cucharadas soperas de edulcorante liquido)

-200ml de leche desnatada (puede ser leche de soja light)

-1 yogur blanco desnatado (puede ser de soja light sin azúcar)

-Una pizca de sal (la punta de un cuchillo) (unos dos gramos si queréis afinar más)

-Un sobre de levadura química (o como se conoce en algunos sitios, polvos para hornear)

-Aromas de repostería de mantequilla/vainilla y de naranja (lo podéis encontrar en cualquier supermercado) (si no lo tenéis no pasa nada, aunque dan un toque de sabor)

Fotograma grabado 3

En primer lugar , en un recipiente lo suficientemente grande para poder trabajar bien, batimos un poco las claras.

Añadimos el yogur, la leche, la stevia (o el edulcorante liquido que nos guste, en la cantidad que aconsejo en los ingredientes) y los aromas de pastelería. Batimos hasta que se integre todo bien

Por otro lado, en un bol, mezclamos el salvado de avena, el gluten de trigo, la sal y la levadura química. Mezclamos hasta que esté todo uniforme.

 

Unimos las dos mezclas y removemos con una lengua hasta que quede todo uniforme

Fotograma grabado 12

La textura que tiene que quedar es la de un puré algo liquido (si veis el vídeo os haréis mejor idea). Si veis que os queda más espeso (puede variar por el tipo de leche) podéis añadir algo mas de leche. Si por el contrario os queda muy liquido se puede añadir un poco más de salvado. Haciéndolo un par de veces se le toma fácilmente el punto de espesor.

Para hacerlos vamos a utilizar un molde para rosquillas, ligeramente engrasado. Vamos depositando con cuidado la masa (con una cuchara o una manga pastelera)  hasta llenar los 2/3 del hueco

Una variante si queremos darle sabor a chocolate:

Podemos añadir a la masa 2 cucharaditas colmadas de cacao en polvo desengrasado sin azúcar y 20ml más de leche (la leche es para mantener la textura de la masa)

Removemos hasta que esté todo integrado. La textura tiene que haberse mantenido.

Podemos utilizar cualquier molde que nos guste. Recordad siempre que hay que engrasarlo ligeramente y llenar sólo los 2/3 del hueco.

Hay que hornearlos (con el horno precalentado) a 180ºC  (355ºF) durante 15 -20 minutos. El tiempo depende de las características de vuestro horno  (si es de convección se hace mejor pues reparte mejor el calor) y del tamaño del molde. Hasta que le toméis el tiempo, lo mejor es mirarlos a los 15 minutos, si están dorados y subidos..están listos.

Para desmoldarlos hay que esperar a que estén templados. Salen bien golpeando un poco el molde y con la ayuda de una espátula.

Ya sólo queda bañarlos en stevia (también se puede en aspartamo o cualquier otro edulcorante en polvo) o naparlos con la crema de chocolate que sale en mi receta de leche condensada light ..Y listos 🙂

Espero que os haya gustado.

Si no os sale bien a la primera, no os desaniméis. Es raro que una receta de repostería salga bien a la primera. Cómo ya me preguntaron una vez (comentaban que las cosas nunca salen como en las fotos que se ponen), quiero recalcar que las fotos no son profesionales. Algunas están hechas con el móvil y otras sacadas del vídeo.

Si tenéis alguna duda o sugerencia, necesitáis algún dato nutricional o de algún ingrediente, me tenéis a vuestra disposición. Podéis contactar conmigo desde éste blog, en cualquiera de las redes sociales o através del correo pacomerligero@gmail.com

Aquí os dejo también la vídeo-receta:

Como siempre daros las gracias por haberme prestado un ratito de atención y mandarle un beso a mi Lina, que tiene siempre la cocina impecable.

Hasta la próxima receta 😉

Anuncios

12 comentarios sobre ““Dónuts” caseros SUPERLIGHT, sin harina, sin azúcar y sin grasas

  1. Los he preparado y me han salido riquísimos. Me han sorprendido de lo buenos que estan sin harina.
    He hecho la mitad de la masa añadiendo las dos cucharadas de cacao desgrasado, y tambien perfectos.
    Para la proxima hornada voy a comprar xilitol.
    En esta hornada no los he napado.
    Nos vamos a poner morados con el cafe.
    Muchas gracias Paco por tus recetas.

    Estoy esperando esas recetitas tuyas de helado, a ver si te animas

    Me gusta

    1. Se podría hacer sin gluten, sólo con salvado, pero quedaría menos esponjoso. Otra opción mejor es sustituir el gluten por harina de espelta integral, aunque aumentaría el aporte de carbohidratos. También se puede sustituir todo por harina de maiz en caso de celiacos (hay muchos que la proteína de la avena también le sientan mal)

      Me gusta

    1. Se podría hacer sin gluten, sólo con salvado, pero quedaría menos esponjoso. Otra opción mejor es sustituir el gluten por harina de espelta integral, aunque aumentaría el aporte de carbohidratos. También se puede sustituir todo por harina de maiz en caso de celiacos (hay muchos que la proteína de la avena también le sientan mal)

      Me gusta

      1. Se podría hacer sin gluten, sólo con salvado, pero quedaría menos esponjoso. Otra opción mejor es sustituir el gluten por harina de espelta integral, aunque aumentaría el aporte de carbohidratos. También se puede sustituir todo por harina de maíz en caso de celiacos (hay muchos que la proteína de la avena también le sientan mal)

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s