Pollo Agridulce estilo chino LIGHT, sin azúcar, sin harina y sin grasas

El pollo agridulce es un plato típico de la gastronomía chino-estadounidense, que está basado en el tradicional cerdo agridulce de la comida cantonesa. Consiste esencialmente tiras de pollo de  rebozadas y fritas, servido con salsa agridulce, acompañado de tiras de pimiento y cebolla.

En la versión que os propongo, evito freír el pollo rebozado haciéndolo en el horno, además de sustituir la harina por salvado de avena. Con ésto queda mucho más ligero que la receta tradicional pues disminuimos drásticamente el aporte de grasas que aporta el rebozado frito, con un resultado muy similar. También sustituyo el azúcar por stevia, por lo que el resultado final es de reducido aporte calórico, siendo así válido casi para cualquier tipo de régimen o dieta. Por supuesto, por la naturaleza de los ingredientes, es válido para las dietas diabéticas.

Tradicionalmente las verduras se hacen en láminas cortadas de tamaño similar. Para darle un toque distinto voy a utilizar pimientos pequeños de colores y chalotas.

20160527_102946

Vamos por la receta:

20160527_102350

Ingredientes:

-250gr pollo cortado en daditos

-150gr pimientos pequeños de colores (rojos, verdes, etc.)

-100gr de chalotas peladas (pueden ser cebollitas francesas)

-2 cucharadas soperas de concentrado de tomate (no confundir con el tomate frito)

-1 cucharada sopera de stevia (se puede sustituir por una cucharada de edulcorante)

-3 cucharadas de vinagre de manzana

-125ml de agua (medio vaso)

-125ml de jugo de piña sin azúcar (yo voy a utilizar el que trae la lata de piña en su jugo)

-Sal al gusto

20160527_102523

 

 

Para el marinado del pollo

-3 cucharadas soperas de salsa de soja sin azúcar (fijaros en la etiqueta antes de comprarla)

-1 cucharadita de jengibre rallado (puede ser en polvo si no tenéis fresco)

-Una pizca de sal

20160527_102758

 

Para el rebozado

-2 cucharadas soperas colmadas de Salvado de avena molido fino

-1 cucharadita de levadura química (o polvos para hornear)

-250ml de agua (un vaso)

-Una pizca de sal

-Un huevo

Empezamos con el marinado del pollo.

Ponemos el pollo en un bol y añadimos las tres cucharadas de salsa de soja, una pizca de sal y el jengibre rallado (se puede utilizar en polvo si no tenéis fresco)

Mezclamos bien y dejamos marinar al menos una hora (lo podemos hacer la noche anterior)

Mientras marina el pollo preparamos el rebozado

Batimos el huevo y lo mezclamos en un bol con las dos cucharadas de salvado, la cucharadita de levadura, el agua y  la sal. Batimos hasta que está todo bien mezclado. El salvado de avena tarda un poco más en absorber el agua que la harina, por lo que al principio puede parecer que la masa está demasiado líquida, pero al reposar espesa de forma adecuada. La masa del rebozado tiene que reposar también al menos media hora.

Fotograma grabado 814

Una vez que haya reposado y marinado toda lo anterior el tiempo suficiente, procedemos a hacer el pollo.

Mezclamos el pollo con la masa del rebozado, añadiendo también los jugos de la maceración. Mezclamos bien.

Con una cuchara, vamos depositando en moldes ligeramente engrasados, trocitos de pollo con masa suficiente para llenarlos. Nos vale cualquier tipo de molde pequeño que nos soporte el horno.

Fotograma grabado 89

Con el horno precalentado a 180ºC (355 ºF), los vamos horneando durante 10 minutos hasta que los tengamos todos hechos.

Fotograma grabado 90

Por otro lado, en una sartén o wok , salteamos las verduras con un poquito de aceite a fuego fuerte. Yo he utilizado pimientos pequeños naranjas y rojos, pimientos del padrón semi picantes (podeis utilizarlos dulces) y chalotas (también nos valen cebollitas francesas).

Cuando empiecen a dorar añadimos el agua, el jugo de la piña, las dos cucharadas de tomate concentrado, las tres cucharadas de vinagre de manzana y la cucharada de stevia. Si en vez de Stevia vamos a utilizar edulcorante líquido, habría que añadirlo casi al final, un par de minutos antes de retirar del fuego.

Removemos bien, bajamos el fuego a la mitad y guisamos durante 5 minutos. Las verduras en los guisos orientales se suelen hacer al “dente”, durante menos tiempo. Como utilizo verduritas enteras hay que dejarlas un poco más para conseguir el mismo resultado. Si os gustan más hechas se pueden dejar unos minutos adicionales.añadiendo más agua o jugo de piña si precisara.

Pasados los 5 minutos, añadimos las bolitas de pollo que hemos horneado, removemos y dejamos en el fuego 5 minutos más.

Fotograma grabado 98

y Listo;). Sólo nos queda emplatar y que cada comensal se sirva la carne y verduras que guste. Se puede servir la salsa aparte para que cada uno añada la que le apetezca.

Fotograma grabado 99

Espero que os guste. El resultado, aunque lleva un toque personal, es muy parecido al que nos sirven en los restaurantes, pero sin la carga de azúcar y grasas (por el rebozado frito) que lleva la receta original.

Como siempre, aquí os dejo la vídeo-receta:

Si tenéis alguna duda o sugerencia no dudéis en contactar conmigo. Podéis hacerlo a través del blog, de las redes sociales o al correo pacomerligero@gmail.com.

Como siempre, cuento con la inestimable ayuda de Lina Barragán 😉

Nos vemos en la próxima receta

 

 

Anuncios

Salsa China Light para ensaladas (salsa blanca)

20160513_124540

La clave de las ensaladas chinas está en la salsa que se utiliza, la llamada salsa blanca. He encontrado múltiples versiones por Internet, pero pocas dan en la clave del ingrediente principal, el que le da ese sabor peculiar. Sé que en Europa y América el ingrediente es poco conocido por el consumidor normal, pero se utiliza mucho en la industria alimenticia en todo el mundo. En Japón se conoce por  Aji-no-moto, “sazonador Umami”. En el resto del mundo por Glutamato monosódico, E621 o “potenciador del sabor”. Basta con fijarnos en la etiqueta de cualquier producto comercial para darnos cuenta cuanto de utiliza.

La primera pregunta que nos hacemos puede ser ¿es malo?. Es difícil de contestar. En primer lugar me gustaría insistir en que TODO EN EXCESO ES PERJUDICIAL. Cualquier alimento o ingrediente que se consuma en exceso puede terminar siendo perjudicial para nuestra salud. Éste producto es un tipo de sal, y la sal en exceso no es buena para nuestro organismo. Por supuesto es un producto que tiene tanto detractores como entusiastas, con estudios tanto a favor como en contra, pero hoy día ¿qué cosa no los tiene?. Yo siempre defiendo que la alimentación tiene que ser rica, variada y equilibrada. Aunque hay situaciones en que debemos evitar determinados alimentos, ya sea por problemas de salud, por razones de creencias o culturales, por evitar o paliar el sobrepeso o sencillamente por nuestro estilo de vida. Hay que respetarlo todo.

Yo en éste caso no soy ni defensor ni detractor, sencillamente me limito a indicar que es, como se utiliza y recordar que éste ingrediente (como muchos ingredientes de la cocina de hoy día) no se debe de utilizar en exceso. Yo lo utilizo (como hacen los orientales) en la salsa para ensaladas chinas y quedan perfectas, idénticas a las de los restaurantes chinos. Es el truco (que no es conocido y no quieren decírtelo en los restaurantes)

Respecto a que es lo que hace, es muy curioso. Tradicionalmente conocemos cuatro sabores básicos : dulce, ácido, amargo y salado…pero resulta que se descubrió que hay otro mas…el umami. Pues sí, resulta que hay cinco. Umami viene del japonés  (うま味) y es un vocablo que significa sabroso. Aunque en realidad tiene mucha historia, fue identificado como tal a principios del siglo XX por el Dr. Kikunae Ikeda. Umami es un sabor sutil pero de regusto prolongado y difícil de describir. Muchos de los alimentos que podemos consumir a diario son ricos en umami:  pescados, mariscos, carne curada, champiñones, tomates, col china, etc. El jamón ibérico tiene también sabor  umami.

¿Es difícil de conseguir? Pues curiosamente no. En la mayorías de tiendas de especias y condimentos los hay. Yo lo compro en una que hay en un mercado cercano. En algunas grandes superficies también lo hay (de la marca Aji-no-moto). Yo lo compro a granel y es bastante barato. Lo podeis pedir como sazonador umami o como glutamato monosódico.

Bueno, la introducción de hoy ha sido más larga de lo habitual, pero creo que merecía la pena saber que es el umami.

Vamos a por las recetas. Tienen el sabor original pero las he adaptado para que sean ligeras.

Salsa para ensalada china (salsa blanca)

20160513_115011

Ingredientes:

-100ml de vinagre de manzana (medio vaso)

-3 cucharadas soperas de edulcorante líquido (el que más os guste)

-Una cucharadita de ajinomoto (sazonador umami o glutamato monosódico) (si no lo tenéis no pasa nada, aunque es lo que le da ese sabor especial)

-Dos cucharaditas de sal

-Una cucharada sopera de aceite de semillas (el de oliva no va bien pues tiene un sabor más fuerte y el resultado no sería el esperado)

-2 cucharadas de yogur desnatado (puede ser de soja light)

-100ml de agua (medio vaso)

Quiero aclararos algo de los ingredientes.

En la receta original se utiliza de vinagre de arroz en mayor cantidad. He preferido utilizar vinagre de manzana por sus cualidades drenantes (que viene bien si estás a dieta) y por la facilidad de encontrarlo. Si tenéis vinagre de arroz, utilizad 200ml en vez de 100ml y no se añade agua en éste caso.

También en la receta original se utiliza bastante azúcar (en las proporciones que os doy llevaría medio vaso, que sería una bomba calórica). Lo he sustituido por edulcorante líquido.

Tengo que añadir yogur, ya que al utilizar muy poco aceite (en la receta original llevaría medio vaso) necesito un ingrediente que me emulsione la salsa y le de la textura adecuada.

Con respecto al aceite, si estáis a dieta y queréis utilizar algo que os ayude, lo ideal es el aceite de semillas de uva. Ofrece múltiples beneficios para la salud. Lo encontraréis en casi todas herboristerías (ojo no confundirlo con uno que es cosmético ).

Una vez tengamos todos los ingredientes, el procedimiento es muy sencillo

Ponemos todos los ingredientes en el vaso de la batidora…

Batirlos durante 2 minutos, hasta que la salsa tome una textura densa y blanquecina. Después hay que dejarla reposar al menos media hora en la nevera antes de utilizarla (lo ideal seria un par de horas).

20160513_1247j22

Ponemos los ingredientes de la ensalada a nuestro gusto (lechuga, jamón cocido, brotes de soja, etc) .

Fotograma grabado 73

Servimos sobre ellos las salsa….y listo 😉

20160513_124716

Espero que os haya gustado. Iré subiendo mas tipos de salsas orientales adaptadas para aumentar el elenco de posibilidades.
Si tenéis alguna duda o sugerencia no dudéis en contactar conmigo. Podéis hacerlo desde el blog, através de las redes sociales (incluido youtube) o al correo pacomerligero@gmail.com.

Aquí os dejo la video-receta

Como siempre cuento con la inestimable ayuda de Lina Barragán 😉

Nos vemos en la próxima receta.